Para qué sirve una despalilladora

Cuando se procede a la recolección de los diferentes productos que nos da el campo, los frutos que llegan a las plantas de tratamiento contienen numerosas sustancias que son necesarias eliminar para su posterior tratamiento. Es el caso de ramas, hojas, raíces, piedras y demás elementos que sobran para dejar el fruto totalmente exento de sustancias que puedan contaminar la calidad y el sabor de su producto final. Y saber cómo se hace esto, es conocer para qué sirve una despalilladora, máquina esencial en las plantas de tratamiento de la aceituna o el vino, entre otras.

¿Qué es y para qué sirve una despalilladora?

Lamentablemente, los productos que se obtienen del campo no vienen limpios y necesitan ser tratados para la eliminación de todas las sustancias que contienen. Piedras, hojas, raíces, suciedad, ramas… Todas estas sustancias están adheridas en el momento de recolección y son transportadas, junto a los productos, a las plantas de tratamiento.

para-qué-sirve-una-despalilladora

Para la obtención de un producto final, ya sea aceite, vino o aceitunas, es necesario proceder a varios tratamientos de limpieza para conseguir eliminar todo aquello que contengan, al objeto de poder ser tratado en fases posteriores para su elaboración final.

Una despalilladora es una máquina que permite limpiar los residuos provenientes de su recolección como ramas, hojas, y sustancias consistentes que traigan adheridas los frutos del campo, al objeto de realizar un primer proceso de limpieza para su posterior tratamiento. El proceso del despalillado está situado dentro de las primeras fases de una fábrica, siendo el primero que se realiza una vez que los productos salen de los silos de almacenamiento, e inmediatamente anterior a su proceso de limpieza definitiva.

para-que-sirve-una-despalilladora

Funcionamiento de una despalilladora

Una vez que sabemos para qué sirve una despalilladora, es importante conocer su funcionamiento para entender la importancia de este proceso dentro de una planta de tratamiento.

En función del producto a tratar, las despalilladoras tendrán un diseño diferente, aunque su funcionamiento y sus elementos puedan ser comunes. Para entender su funcionamiento, describiremos a continuación los elementos de una despalilladora de aceitunas fabricada por CALERO, imprescindible dentro de la maquinaria oleícola.

  • Rodillos centrales: De forma helicoidal, permiten el movimiento de las aceitunas para conseguir un desprendimiento de los restos que contengan.
  • Rodillos grises: Son los encargados de dirigir las aceitunas caídas en la máquina a los centrales para su tratamiento.
  • Tolva inferior: Donde se recogen los frutos una vez que han pasado por los diferentes rodillos, ya desprovistos de los restos más grandes que traían.
  • Motor eléctrico: Encargado del movimiento de todos los rodillos.

En el caso de la despalilladora de aceitunas, las olivas se van depositando en los rodillos grises que se van encargando de transportarlas a los centrales. En ellos, es donde van circulando las aceitunas, mientras se van desprendiendo los restos que contengan, llegando a su parte final desprovistas de los objetos más gruesos y cayendo en las tolvas inferiores. De aquí, las olivas ya están preparadas para una fase posterior de limpieza donde se desprenden por completo los restos más pequeños de polvo o suciedad que puedan contener.

Este tipo de máquinas pueden diseñarse en diferentes medidas en función del producto a tratar y de las necesidades del cliente. Pueden montarse en espacios reducidos, modificar la distancia entre rodillos, pudiendo tener diferentes características y tamaños.

La despalilladora en la planta de tratamiento

Este tipo de máquinas se encuentran situadas después del almacenamiento inicial de los frutos y en ocasiones después de un prelavado. Mediante los elementos de transporte como cintas o bandas transportadoras, los productos llegan a la despalilladora y después de su tratamiento, vuelven a ser transportados a partir de las tolvas para continuar con el proceso de producción.

Como este tipo de máquinas están diseñadas para eliminar sustancias de grandes grosores, es frecuente que inmediatamente después del proceso del despalillado, se sometan a otro proceso de limpieza donde los frutos quedan ya libres de las sustancias más pequeñas como polvo o barro que puedan contener.

Sectores donde más se usan

Si hemos entendido para qué sirve una despalilladora, es fácil entender la importancia de este tipo de máquinas en diferentes sectores de tratamiento de productos agroindustriales. Los sectores donde más se usan son el vinícola y el oleícola. Pero, gracias a la versatilidad de estas máquinas, ya se están empezando a introducir en otro tipo de frutos como pueden ser tomates y diferentes tipos de vegetales y frutas.

Despalilladoras para el vino

El despalillado para la uva se utiliza para poder separar diferentes elementos de la uva, como su raspón, vegetales, hojas o restos de sarmientos que puedan contener el racimo. Este proceso también es conocido como derraspado o desgranado de la uva. El despalillado se utiliza sobre todo en la fabricación del vino tinto. Al suprimir las sustancias que puedan contener el raspón, se evitan las sustancias astringentes que pueda tener la uva y se evitan los sabores herbáceos no deseados. Y es que, el raspón contiene bastante potasio capaz de provocar excesiva acidez en los vinos fabricados.

Mediante estos procesos, se produce una disminución de volumen, se mejora el sabor del vino producido, aumenta su color e incrementa el grado alcohólico del caldo resultante.

Despalilladoras para aceitunas

Con respecto a las aceitunas, es necesario que las olivas lleguen totalmente limpias al proceso de molturación. La calidad y el sabor del AOVE dependerá de este proceso, ya que cualquier sustancia externa a la aceituna puede arruinarlo. La molturación consiste en la rotura de las células de las olivas, obteniendo de esta forma, una liberación de su aceite. Es el primer paso en la formación del futuro aceite de oliva y por ello, saber para qué sirve una despalilladora, es esencial para producir un AOVE de gran calidad.

Conocer para qué sirve una despalilladora es esencial para conseguir una calidad óptima en el producto finalista. Máquina usada en diferentes sectores, gracias a su eficacia y rendimientos son imprescindibles en el tratamiento de la aceituna y en la fabricación de los vinos. Sin este tipo de máquinas no podríamos degustar el espléndido sabor de nuestros caldos ni el aceite de oliva virgen que disfrutamos en nuestra gastronomía mediterránea.

 

Deja un comentario