Plantar chupones de olivo: cómo realizarlo

Plantar chupones de olivo: cómo realizarlo es una breve guía para que tengas claro los beneficios de esta práctica. El olivo se introdujo en España en la antigüedad, cuando griegos y fenicios dominaron el Mare Nostrum. Tras la tercera guerra púnica, las plantaciones de olivo ya ocupaban una importante franja de los valles de Andalucía, y se extendían hacia el interior de la península. En nuestro tiempo, con el auge del aceite de oliva virgen extra la superficie dedicada al olivar no ha dejado de crecer, y aunque el pasado año este crecimiento se estancó a causa de la pandemia, la plantación de olivo ocupa unas 2 751 255 hectáreas. Aunque el olivar tradicional sigue siendo el más común, ya están llevando a cabo transformaciones para contar con nuevos modelos de cultivo intensivo.

Plantar-chupones-de-olivo--cómo-realizarlo-1

 

El cultivo del olivo para una mejor cosecha

El principal propósito del cultivo del olivo es obtener una gran producción de aceituna de la mejor calidad posible para la fabricación de aceite, o para el consumo de mesa del propio fruto encurtido, y esto pasa por un intenso trabajo en el campo, desde la selección de los mejores plantones, las técnicas de plantación y cultivo más eficaces, o las tareas en el olivar durante su ciclo anual. El olivo silvestre se llama acebuche, y da unas aceitunas pequeñas y con escaso nivel oleico, por eso la labor agrícola es fundamental para incrementar el rendimiento del árbol y obtener cultivos de grandes aceitunas que puedan generar interesantes calidades de aceite.

Plantar-chupones-de-olivo--cómo-realizarlo-

Decía Columela, un escritor agrónomo romano del siglo I d.C. que escribió ampliamente sobre la vid y el olivo, que el que ara el olivar, le pide fruto; el que lo abona, se lo pide insistentemente; pero quien lo poda, le obliga a que se lo dé. Así pues, se sabe desde hace muchos siglos, que una parte fundamental de los cuidados de esta especie es la poda, que resulta imprescindible para mantener el equilibrio de sus funciones, reproductivas y vegetativas. La poda ayuda a conseguir una buena producción y una gran cosecha, sin que la vitalidad de los árboles se reduzca. También sirve para acortar el periodo improductivo en los árboles más jóvenes, prolongar su periodo productivo y retrasar su envejecimiento. Plantar chupones de olivo: cómo realizarlo es algo que desglosaremos a continuación, tras informarnos de la poda y el desvaretado.

 

La poda y el desvaretado

Una parte del proceso de la poda es lo que se conoce como desvaretado, que es la retirada de los chupones. El chupón es el nombre que reciben los brotes que crecen en el tronco del olivo, aunque también se conocen como “varetas”. Crecen en forma de pequeñas ramas del mismo tronco y cumplen la función de proporcionar sombra y mantener el tronco protegido del fuerte sol de los meses de verano.

A menudo, cuando se hace una poda fuerte en la copa del árbol, o se talan algunas ramas en invierno, aparecen muchos más chupones a partir de la primavera. También brotan en mayor número en los periodos en los que la cosecha del árbol disminuye, o cuando la climatología ha sido adversa para su producción, por ejemplo en los años de lluvias excesivas. Igualmente influye también el terreno donde se encuentre el olivar. Las tierras muy calizas, por ejemplo, tienden a producir menos varetas o chupones.

Estas pequeñas ramas, si se dejan crecer demasiado, comienzan a consumir la energía del olivo, de ahí que se les llame chupones. Esto ocurre porque la sabia que debería subir hacia las ramas principales, es tomada por las varetas, que se encuentran más cerca de las raíces. Por eso, el proceso del desvaretado es fundamental en el cultivo del olivo, y se puede hacer de forma física con una azada o una desbrozadora, o con algún tratamiento químico. Es una tarea que se recomienda hacer dos veces al año, aunque algunos cultivadores prefieren hacerlo en septiembre, cuando los chupones han cumplido con su función protectora y ya están más crecidos.

 

Plantar chupones de olivo: cómo realizarlo

Estos chupones o varetas también pueden servir para duplicar el olivo, es decir, como una especie de esqueje a partir del cual crecerá un nuevo árbol. Para ello, hay que cortarlo cuidadosamente con una cuchilla y plantarlo en una maceta con turba. Después de esto hay que mantener la maceta con el chupón en un lugar bien iluminado pero protegido de los rayos de sol directos. A la vez hay que mantener húmedos permanentemente tanto el tallo como las hojas, algo que se puede hacer con un sencillo pulverizador manual, pulverizando la planta cada hora, o bien con aspersores con opción nebulizadora, que es lo que suelen utilizar en los viveros. Si se mantiene el chupón húmedo durante el tiempo suficiente, la rama comenzará a generar raíces. Dependiendo del clima y las condiciones medioambientales, esto puede ocurrir entre los 12 y los 22 días. A partir de entonces empezarán a aparecer hojas nuevas en el tallo, lo que significa que las raíces del plantón ya están asentadas y podemos trasplantarlo al lugar que hayamos elegido.

El tiempo que debe transcurrir para que el olivo comience a dar frutos, depende de la variedad, ya que cada especie tiene sus propios tiempos. La aceituna Arbequina por ejemplo, es una de las que tiene una floración más temprana, y tarda alrededor de tres años en dar los primeros frutos. Después de eso, su productividad aumenta rápidamente. La Corantina es bastante tardía y florece en torno a los cinco años. La aceituna Hojiblanca se encuentra en un punto intermedio, en torno a los cuatro años, y la Picual es temprana, y las primeras cosechas se producen a los tres años. Estas variedades son las más utilizadas en España para la producción de aceite de oliva, aunque existen muchísimas más.

Plantar-chupones-de-olivo--cómo-realizarlo

Ahora que ya has leído el artículo plantar chupones de olivo: cómo realizarlo, tienes que saber que la recolección de las aceitunas para hacer aceite de oliva se realiza en la temporada de otoño o invierno, justo en el momento en el que los frutos están maduros, pero todavía no se han caído del árbol. Más o menos entre octubre y enero en el hemisferio norte, y entre febrero y mayo en el hemisferio sur. La cosecha, los frutos pasan a la fábrica de aceite o molino de aceite, y las olivas pasan por las distintas partes de una almazara para extraerles su preciado oro líquido.

 

Deja un comentario