Maquinaria para montar una almazara

La maquinaria para montar una almazara no ha sido muy compleja a lo largo de la historia, pero desde hace unas décadas la industrialización y la necesidad de que estas empresas sean rentables las han llevado a una mecanización extrema.

Describir todas las partes de una almazara sería casi imposible, pero sí que podemos conocer aquellas máquinas más importantes sin las cuales su funcionamiento no es viable.

Maquinaria para montar una almazara

Qué es una almazara

La palabra almazara proviene del árabe y significa «lugar donde se exprime».En nuestro país encontramos dos tipos, la de sistema tradicional y la de sistema continuo, que difieren en su forma de extraer el aceite de las olivas que procesan a lo largo de la temporada.

Almazara tradicional

Es un proceso mucho más artesano, la extracción se hace por medio de prensas hidráulicas, comprimiendo el fruto (previamente molido) para que este libere el aceite de oliva que contiene.
Este proceso necesita de una cantidad importante de mano de obra en su proceso.

Almazara continua

Es un proceso mucho más actual y automatizado, la extracción se hace por medio de centrifugación de la pasta de aceituna para que esta libere el aceite de oliva que contiene.
La mano de obra necesaria es mucho menor que en el sistema tradicional.
Es uno de los modelos más extendidos en nuestro país, hoy día, el mercado dispone de equipos que se adaptan a las distintas necesidades de molturación de cada almazara.

Maquinaria para montar una almazara

Maquinaria para montar una almazara

Si tenemos la suerte de poder visitar una almazara antigua veremos que la tecnología era muy primitiva, pues se limitaban a moler el fruto del olivo y a aplastarlo para obtener un aceite muy puro.

Esto ha cambiado mucho, ya que ahora es primordial tener tecnologías que incluso permitan calcular el rendimiento de la aceituna, por no hablar de que las normas sanitarias obligan a que el procedimiento sea muy aséptico.

partes de una almazara

Tolvas de almacenamiento y recepción

El trabajo de las almazaras es muy estacional, puesto que la llegada de la aceituna de todo el año se produce en un periodo de tiempo muy corto en el cual estas instalaciones viven una avalancha de este producto.

De esta manera, es imprescindible que tengan tolvas de almacenamiento y recepción en donde poder guardar las olivas en buenas condiciones, hasta la llegada de su molturación.

Todo este proceso se realiza después de la limpieza y lavado del fruto, dejando la aceituna el prefecto estado para el proceso de extracción. Se fabrican en acero carbono y en acero inoxidable, según se necesiten.

Maquinaria para montar una almazara

Sistema compacto de limpieza y lavado

Debido a la forma en la que se coge la aceituna, esta viene sucia del campo. Además de polvo, tierra, piedras e incluso piezas metálicas de las máquinas, trae una gran cantidad de hojas y de ramas.

Por eso son tan importantes los sistemas compactos de limpieza y lavado y despalillado, ya que ocupando una superficie muy pequeña dejan el fruto limpio para comenzar a molerlo.

Se diseñan con el fin de gastar poca agua y energía y de manera que el mantenimiento sea muy fácil, con un acceso sencillo a las piezas más relevantes.

maquina pesadora aceituna

Máquina Pesadora

Después de proceso de limpieza/lavado y despalillado, las aceitunas que llegan a la almazara hay que pesarlas para que se lleve controlado la cantidad de aceituna que lleva cada agricultor y la cantidad que se recepciona por día en la almazara.

Para ello, se utiliza una pesadora electrónica de ciclo continuo, que permite conocer los kilos de oliva que entran en la almazara y que lleva un registro para cuadrar los números al final del día.

Para ello, cuenta (según el modelo de pesadora) con hasta cuatro células de carga de acero inoxidable y estancas, que pueden trabajar en condiciones adversas con líquidos o humedad, pudiendo almacenar hasta 500 kg en la tolva para ir haciendo el pesaje.

Despalilladora de aceituna

Las despalilladoras se encargan de eliminar los palos, las piedras y cualquier objeto que acompañe a la aceituna, pudiéndose colocar después del sistema de lavado, para eliminar todo aquello que no se quite durante el lavado o antes para que la aceituna llegue al proceso de limpieza sin ningún objeto extraño que pueda dañar la maquinaria del proceso de extracción.

Existen distintos modelos, de distintas capacidades y también en paso fijo y paso variable. Según las necesidades de cada almazara

Separador de pulpa y hueso de la aceituna

En el proceso de molturación, se tritura la aceituna completa (pulpa y hueso)

Así, este separador es muy útil para extraer el hueso del residuo que queda después de hacer el aceite de oliva, puesto que ahora mismo los huesos se usan como combustible para las estufas y otras aplicaciones.

Estos fragmentos de huesos se conocen en muchos lugares como chispe y se venden estufas preparadas para quemarlo, ya que tiene un poder calorífico enorme y es una alternativa a otros combustibles como la cáscara de almendra o el pellet.

Se trata de una fuente de energía renovable y muy económica, que ahora puede sustituir a la electricidad, al diésel o al gas y además se convierte en una nueva fuente de ingresos para la almazara.

Envasadora de granulados

Las envasadoras de granulados, reciben el producto (hueso de aceituna, pellet, cáscara de almendra, etc…) para envasarlo en sacos de distintas capacidades.

Como podemos ver, la maquinaria para montar una almazara es numerosa y muy diversa. Los ingenieros las han ido mejorando y ahora, gracias a ellas, el trabajo tiene poco que ver con el de antaño, lo que significa que todo se hace más rápido y sin incomodidades.

Deja un comentario