Enfermedades del almendro y su tratamiento

El almendro es uno de los árboles frutales de secano con más presencia dentro del territorio español, sin embargo las enfermedades del almendro y su tratamiento es un tema serio, ya que debemos prestar atención para no tener pérdidas. El proceso industrial de la almendra se ha optimizado y profesionalizado en las últimas décadas y hoy es una de las fuentes de ingresos más importantes dentro de la agricultura.

Gracias a ello, las personas que trabajan esta variedad frutal han sido capaces de identificar todas las enfermedades del almendro y su tratamiento, así como de comprender qué fórmulas de cultivo y recolección son más adecuadas para sacar el mejor partido a cada temporada.

Tan popular se está haciendo el almendro que los datos son aplastantes: el cultivo de este árbol alcanza las 700 000 hectáreas en España, según datos de Aeofruse, que es la Asociación Española de Productores de Frutos Secos y Algarrobas.

Según esta organización especializada, el total de tierras destinadas a la almendra crece un 4 % de media cada año, y esta opción de cultivo tiene presencia en prácticamente todo el territorio nacional. Con especial actividad en zonas como Andalucía y Extremadura, tradicionalmente dedicada al cultivo de secano.

Y es una tendencia al alza, pues según la asociación de productores, la demanda de almendra cultivada en España es cada vez mayor, lo que se traduce en que los agricultores año a año dedican más terreno a las variedades con mayor salida en el mercado y optimizan todos sus cultivos con un control total sobre el regadío

 

El cultivo de la almendra y su importancia en el sector industrial

Cultivo de almendra e industria agrícola y agroalimentaria son términos muy unidos. La alta demanda de materia prima y la necesidad de optimizar el trabajo en el campo ha hecho que todas las partes del proceso industrial de la almendra se profesionalicen gracias al uso de maquinaria y protocolos adecuados.

Enfermedades-del-almendro-y-su-tratamiento

La tecnología de producción ha mejorado notablemente en la última década y a diario se utilizan máquinas que no solo facilitan el día a día a los trabajadores del campo, sino que incluso mejoran los rendimientos y la salud de los árboles, elevando la producción y, por tanto, las ganancias.

Así, descascaradoras, despalilladoras, calibradoras, rompedoras y reparadoras, entre otras máquinas, están presentes en el día a día del proceso de cultivo, crecimiento y recolección.

Por supuesto, la maquinaria electrónica se ha ido incorporando poco a poco a las explotaciones agrarias de este tipo, haciendo el trabajo mucho más sencillo y eficiente. El futuro, que ya se ha convertido en presente, pasa por la incorporación de maquinarias para el cribado electrónico, el calibrado o incluso la detección de impurezas.

Con todo este nivel de mejoras, es fácil imaginar que se tiene un control sobre las plagas y las enfermedades que atacan a los almendros, para que estas no sean nocivas para los árboles y los frutos.

Lo cierto es que se ha avanzado mucho en esta línea. Hoy en día todos los agricultores conocen las enfermedades del almendro más habituales y cuál es el tratamiento más adecuado en cada circunstancia.

 

Enfermedades del almendro más habituales

¿Cuáles son las enfermedades que afectan más al almendro? Este tipo de cultivo sufre muchos tipos de enfermedades. Y a pesar de los avances señalados, es complejo evitar que una plantación se vea afectada por alguna de ellas alguna vez.

Estas son las principales y más habituales enfermedades del almendro registradas en las plantaciones españolas:

Fusicoccum

Un pequeño hongo que afecta al árbol, pero que también puede dañar flores y frutos con la misma severidad. El hongo, llamado Phomopsis amygdali, está muy presente en las zonas más cercanas al mar y se propaga en las épocas templadas, preferiblemente en la primavera.

Antracnosis

La unión de varios hongos, que atacan a las plantas de manera conjunta, está en el origen de la Antracnosis, una enfermedad también habitual de la primavera y que se ceba con las flores y las hojas.

Los resultados de esta dolencia para los árboles puede ser fatal: produce lesiones de forma circular y anaranjada en las almendras y las inhabilita para su uso comestible. Además, no tratar a los ejemplares frente a esta enfermedad tiene unas conclusiones terribles: acaba por perder las hojas, sus ramas mueren y el árbol queda absolutamente inutilizado para producir otra temporada.

Mancha ocre

Otra de las enfermedades del almendro más habituales. Es una dolencia contra la que hay que andar muy atentos, pues una vez que llega, su presencia es persistente y extremadamente compleja de eliminar.

La mancha ocre debilita el árbol porque impide el proceso de la fotosíntesis. Así, poco a poco van cayendo las hojas hasta que se crea una capa suficiente e ideal para la generación de hongos que atacan al árbol.

Pese a todo, es una enfermedad que no es tan letal para unos tipos de almendros como para otros. Así, la Belona es muy fuerte frente a la mancha ocre, mientras que Guara es débil ante ella y hay que trabajar contra su presencia desde los primeros síntomas.

 

Tratamiento para las enfermedades del almendro

La mancha ocre, la antracnosis o el fusicoccum son tres de las dolencias más relacionadas con el cultivo del almendro en España. ¿Pero hay solución para ello?

Afortunadamente, la respuesta es sí. Y mayores resultados hay en cultivos donde se lleva a cabo un proceso industrial de la almendra, pues los explotadores agrarios están todavía más preparados para su identificación y tratamiento.

En la mayoría de casos, un tratamiento químico con antifúngicos y fitosanitarios legalmente autorizados por las autoridades europeas es más que suficiente para mantener a raya las enfermedades y hacerlas desaparecer.

Enfermedades-del-almendro-y-su-tratamiento

 

Dependiendo del tipo de enfermedad, existen una serie de productos adecuados para la solución del problema. Por ejemplo, en el caso del Fusicoccum se suele usar Benomilo o Ziram. Cuando se trata de antracnosis, la mayor recomendación está relacionada con el uso de cobre. Por último, para la mancha ocre se opta por la urea cristalina.

 

Sin embargo, y como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Por eso lo mejor es un conocimiento profundo de las enfermedades del almendro y su tratamiento, para así saber también cómo poder prevenir la llegada de la enfermedad y gozar de proceso industrial de la almendra sin grandes inconvenientes año a año.

Deja un comentario