Mantenimiento de maquinaria de almazara

Las modernas almazaras nada tienen que ver con los antiguos molinos de aceite, donde todo el proceso era muy manual, y la fuerza mecánica provenía de los animales o de las personas que intervenían en el proceso. Tampoco eran iguales las exigencias de calidad y sanidad que existen actualmente. La maquinaria que tenemos ahora es mucho más compleja desde un punto de vista técnico y por ello, el mantenimiento de maquinaria de almazara se ha convertido en una de las tareas más importantes que se realizan en el proceso de producción de aceite.

Qué es una almazara

La almazara o molino de aceite es el lugar donde se produce la transformación de la aceituna en aceite. Es, por un lado, un espacio físico industrial, y, por otro, un conjunto de maquinarias necesarias para realizar todo el proceso. Además de ello, están las técnicas y el saber hacer de los operarios que son capaces de sacar el oro líquido de las aceitunas.

Desde las antiguas almazaras formadas por rudimentarios morteros de piedra, que exprimían cantidades pequeñas de aceitunas para sacarles el aceite, hasta las actuales y modernas plantas industriales, que pueden producir miles de litros de un aceite de gran calidad, ha habido un gran salto tecnológico. La almazara moderna es el resultado de la evolución de un producto milenario como es el aceite de oliva.

En la almazara se recepciona la aceituna que viene del campo, se limpia y se procesa hasta extraer el jugo que se convierte en aceite de oliva. También se conserva, almacena y envasa para que pueda comercializarse en los diferentes formatos que vemos en el mercado.

Distintas partes de la almazara

Nos toca hablar ahora de las distintas partes de una almazara, pero antes debemos hacer una aclaración. La almazara es un conjunto, no es una mera agrupación de diferentes máquinas independientes y desconectadas entre sí. La almazara es el resultado de un proyecto de ingeniería y de montaje especializado. Cada máquina de las que aquí vamos a ver es una parte de un sistema integrado para que podamos conseguir un aceite puro y de calidad. El mantenimiento de maquinaria de almazara es necesario para un correcto funcionamiento de esta.

La zona de recepción

En la zona de recepción, encontraremos tolvas o silos que sirven para recoger, clasificar y almacenar temporalmente el fruto que llega directamente del olivar. También podemos encontrar cintas transportadoras que sirven para descargar los camiones o para elevar el fruto hasta los silos.

Transportador-de-banda-pesada

 

Área de limpieza y lavado

Los residuos sólidos que la aceituna trae del campo, como tierra, piedras y barro, se eliminan en maquinarias de limpieza que utilizan un ciclón o rodillos vibratorios. De ahí pasan a las máquinas de lavado, en las que se utiliza agua para eliminar cualquier resto o impureza que pueda estar aún en la aceituna. Esta fase es muy importante para no arruinar la calidad y el sabor del aceite. En la despalilladora, se eliminan los restos de hojas y maderas que puedan quedar entre las aceitunas.

Zona de clasificación y peso

Para ello, se emplean tolvas especiales dotadas de básculas electrónicas. Las aceitunas se pesan y se clasifican según las diferentes calidades.

Mantenimiento-de-maquinaria-de-almazara

 

Separación de la pulpa y el hueso

La máquina separadora de pulpa y hueso es la más importante de todo el proceso. La aceituna se divide en dos, por un lado sale la pulpa, de la que se extraerá el aceite, y del otro, el hueso. La pulpa es la parte carnosa de la aceituna y es la que se utiliza para producir el aceite. La pulpa se prensa para que salga el líquido que se transformará en aceite de oliva.

Importancia del mantenimiento

La maquinaria de la almazara necesita un mantenimiento regular y profesional. Para ello es importante seguir las recomendaciones del fabricante, así como el plan de mantenimiento que se establezca en la fábrica. Con un buen plan de mantenimiento, se consiguen reducir las averías. También se evitan las paradas de la planta y se consigue aumentar la vida útil de la maquinaria. Cuando se produzcan las averías, la reparación será más económica si se ha llevado a cabo un mantenimiento adecuado. En el mantenimiento, se pueden revisar los elementos eléctricos y electrónicos, engrasar las partes móviles, sustituir componentes desgastados antes de que rompan, ajustar componentes, etc.

Todas las tareas de mantenimiento que se llevan a cabo en la almazara se pueden clasificar en tres tipos: mantenimiento preventivo, mantenimiento correctivo y mantenimiento predictivo.

Mantenimiento-de-maquinaria-de-almazara

Mantenimiento preventivo

En el mantenimiento preventivo se hacen diferentes ajustes y operaciones sin que la maquinaria esté averiada. Con el mantenimiento preventivo estamos alargando la vida útil de la maquinaria y evitando posibles averías. El mantenimiento se debe realizar conforme a un plan y teniendo en cuenta el manual de instrucciones de la maquinaria. En el mantenimiento preventivo se incluyen tareas tales como el engrasado, sustitución y limpieza de filtros, ajustes y reaprietes, tomar nota de las medidas de los sensores y contadores, etc.

Mantenimiento correctivo

El mantenimiento correctivo implica actuar cuando la maquinaria ya se ha averiado. Es necesario sustituir o reparar la pieza que se ha estropeado. El mantenimiento preventivo es más costoso y puede implicar la paralización de toda la almazara. Debe ser realizado por empresas especializadas y utilizando los recambios recomendados por el fabricante. En el peor de los casos, el mantenimiento correctivo puede suponer la sustitución completa de una máquina, porque ya sea inviable su reparación o porque se aprovecha para sustituirla por una más moderna.

Mantenimiento-de-maquinaria-de-almazara

Mantenimiento predictivo

Es el mantenimiento más complejo de los tres y está basado en tecnologías avanzadas. En el mantenimiento predictivo, los técnicos analizan datos que recogen durante la observación de la maquinaria para predecir cuándo se va a averiar, adoptando las medidas para que esto no ocurra. Se analizan aspectos como el desgaste de los rodamientos, la temperatura de servicio o el nivel de aislamiento de los bobinados de los motores. Existen determinados niveles e indicadores que nos alertan de una posible rotura.

Ahora que ya sabes la importancia del mantenimiento de maquinaria de almazara, sabrás que las labores de mantenimiento sólo pueden realizarse por personal cualificado. Si tienes alguna necesidad, contacta con nosotros y te asesoramos adecuadamente. Confía tu almazara a verdaderos especialistas.

Deja un comentario