Procesado de la avena

Pese a que la avena antiguamente se utilizaba como pienso para los animales, hoy en día ocupa el 5º puesto en importancia en producción de cereales. Gracias a las modernas tecnologías que tiene nuestra agroindustria en el procesado de la avena, podemos disfrutar de todos los beneficios que este cereal nos aporta en nuestra dieta diaria. Y este es el camino que recorre un grano de avena desde su recogida hasta su envasado.

Qué es la avena

Pese a que hoy en día la avena se la considere como la reina de los vegetales, no siempre ha tenido la relevancia que tiene en nuestros días. Cereal de la familia de las herbáceas poáceas, la avena es una planta rústica con una gran adaptación a diferentes tipos de terreno. Presenta una forma de espigas, con raíces fuertes y tallo grueso, capaz de alcanzar alturas comprendidas entre los 50 cm y el metro y medio.

Se caracteriza por su alta cantidad en fibra, minerales, vitaminas y antioxidantes, por lo que forma parte importante en la dieta de deportistas, y uno de los alimentos con más repercusión hoy en día en las denominadas dietas sanas. Es el cereal que más aportes en proteínas presenta, que unido a su alta riqueza en fibra (6,7 %), su ingesta evita el cansancio, la debilidad y la ansiedad de necesidad de comer entre horas.

La avena es una planta de estación fría, presentando poca resistencia a temperaturas bajas y sensibilidad a las altas, por lo que suele sembrarse al inicio de la primavera y se cosecha a finales del verano, donde se inicia el procesado de la avena. Presenta un coeficiente de transpiración bastante alto, consumiendo grandes cantidades de agua, lo que le permite una gran adaptación a los climas húmedos y frescos que predominan en zonas nórdicas y marítimas.

Cómo se realiza el procesamiento de la avena

El procesado de la avena comienza con la recolección a finales de verano y el transporte del cereal a la planta de tratamiento para que el cereal sufra diferentes fases de transformación para convertirse en los diferentes productos que pueden sacarse de la avena. Y para ello, gracias al desarrollo tecnológico de hoy en día, se utilizan diferentes tipos de maquinaria para el tratamiento del cereal que permiten una gran automatización y rentabilidad en todos los procesos a los que se ve sometido.

La mayoría de los cereales que se procesan, permiten la obtención de diferentes productos y subproductos. En concreto, el procesado de la avena deriva en la consecución de tres principales productos: los copos de avena, la avena descascarillada y la harina de avena. Veamos cuál es el proceso para conseguir todo esto y la maquinaria que se utiliza para ello.

Recepción, prelimpieza y almacenamiento de los cereales

Los cereales llegan a las plantas de tratamiento a través de camiones o tractores, donde son depositados en silos de recepción. Para ello, pueden emplearse cintas transportadoras, canales de aspiración o sinfines, que son los encargados de depositar la avena en los silos o tolvas.

En esta fase, pueden depositarse los granos directamente en los silos, o someterse a una prelimpieza previa para eliminar todas las impurezas y sustancias extrañas que puedan tener al objeto de sanear el cereal antes de almacenarlo. Para ello, se introducen en cribas de limpieza que son unas máquinas de chapa provistas de agujeros y mallas para la eliminación de los productos extraños de mayor tamaño que contengan.

Limpieza de la avena

Puede considerarse como la primera fase a la que se ve sometido el cereal una vez que ingresa en la planta de tratamiento. Aunque previamente se ha procedido a una limpieza superficial, en la fase de limpieza es donde se eliminan todas las impurezas, los posibles contaminantes que puedan tener y cualquier residuo que haya podido quedar (restos de tierra, ramas, hierba…).

Descascarado

Mediante una peladora neumática, es posible separar las cáscaras de los granos. Esto se consigue provocando un impacto de los granos sobre una superficie para producir una abertura en las cáscaras y conseguir que se desprendan los granos de ella.

procesado-de-la-avena-

De esta manera, se consiguen 3 tipos de productos: los granos, las cáscaras y restos de fragmentos, que son sometidos posteriormente a otro proceso de limpieza mediante aire a presión. A continuación, es necesario llevarlos a una cepilladora para que consiga despegar aquellos granos que aún no se han desprendido de su cáscara. Para finalizar esta etapa, todo ello es llevado a una máquina que se encarga de separar y clasificar todos los productos obtenidos.

Tratamiento térmico

Los granos son llevados a un vaporizador para recibir un tratamiento hidrotérmico a base de vapor a 140º, al objeto de lograr una inactivación enzimática. Posteriormente, se seca y se tuesta en cámaras de transferencia de calor, donde se pasan a otras cámaras de enfriado para obtener la temperatura ambiente.

Una vez acabado este proceso, puede decidirse si los granos pasan a las cortadoras para producir hojuelas, o dirigirlos directamente a las plantas de envasado, para comercializarse como producto terminado.

El tratamiento hidrotérmico en la avena es el responsable de aumentar su conservabilidad, así como reducir el contenido en gérmenes que puedan tener y conseguir ese sabor tan característico parecido a nuez que presenta la avena apta para consumir.

Cortado

Para ello se emplean cortadoras provistas de cuchillos de acero y se van pasando por tamices para retirar el polvo y las sustancias más pequeñas que aún contienen, al objeto de su clasificación en diferentes tamaños. De esta forma, el grano se encuentra ya completamente limpio y listo para laminarlo.

Laminado

Los granos se depositan en laminadores, donde se obtienen las hojuelas de avena. A continuación, son llevados a secadores-enfriadores, donde se elimina la humedad que puedan contener y se enfrían hasta la temperatura ambiente. Las hojuelas, ya secas, se someten a otra operación de separación y limpieza antes de ser finalmente envasadas.

Molienda

Esta fase se emplea para la obtención de harina de avena. Para ello, se utiliza un molino de martillo, obteniendo productos con diferentes granulometrías. De ahí, se transporta a los silos de envasado donde finaliza el procesado de la avena.procesado-de-la-avena

El procesado de la avena hoy en día permite aprovechar casi el 100 % de un grano debido a la tecnología que tienen implementada la mayoría de las máquinas que se usan para ello. Gracias a la modernización de las plantas de procesamiento, podemos disfrutar de este alimento que tantos beneficios aporta al cuerpo humano.

Deja un comentario