El auge del sector oleícola: Conoce los principios y características que lo rigen

En los últimos años, el sector oleícola ha experimentado un extraordinario crecimiento y se ha consolidado como un pilar esencial en la economía de numerosos países, incluida España. Este auge se debe, en gran medida, al aumento de la conciencia sobre la importancia de una alimentación saludable y a la creciente demanda de productos de calidad por parte de los consumidores. Examinar con mayor detalle los principios y características claves que han contribuido al éxito del sector oleícola es fundamental, pues España destaca como líder en producción y, por supuesto, Calero Group forma parte de ello y es muestra de calidad…

El sector oleícola: Una tradición excepcional

El sector oleícola engloba todas las actividades relacionadas con la producción, procesamiento y comercialización del aceite de oliva. Esto, incluye desde el cultivo y cuidado de los olivos hasta la extracción del aceite, pasando por la recolección de las aceitunas y su posterior transformación en el líquido que todos conocemos. Además, abarca la venta y distribución del aceite de oliva en sus diversas variedades y presentaciones. Una de las características más distintivas del sector oleícola es su profundo arraigo histórico y cultural en las regiones donde se lleva a cabo. Países como España, Italia y Grecia, entre otros, han desarrollado a lo largo de los siglos técnicas de cultivo, recolección y extracción del aceite de oliva que se han transmitido de generación en generación. Este conocimiento ancestral ha contribuido significativamente a la excelencia y calidad que se encuentra en los productos oleícolas que, por ejemplo, presenta España para el mundo.

Sector oleícola: El desarrollo sostenible lo identifica

Otro aspecto fundamental que merece mención es la contribución del sector oleícola al desarrollo sostenible. La producción de aceite de oliva se realiza principalmente en sistemas agrícolas tradicionales y de pequeña escala, lo que permite la conservación de los recursos naturales y la preservación de la biodiversidad. Además, el cultivo del olivo se hace de manera compatible con prácticas agroecológicas, minimizando la dependencia de fertilizantes y pesticidas químicos. Estas prácticas respetuosas con el medio ambiente convierten al sector oleícola en un aliado clave en la lucha contra el cambio climático y la protección del entorno natural.

El compromiso con la calidad es otro factor determinante en el éxito del sector oleícola. El aceite de oliva se distingue por sus propiedades nutricionales y organolépticas únicas que lo diferencian de otros tipos de aceites. Para asegurar la calidad del aceite de oliva, existen regulaciones y normativas que establecen los estándares mínimos que deben cumplir los productos. Estas normativas abarcan desde la clasificación de los aceites, según su acidez y características organolépticas, hasta la trazabilidad y etiquetado de los productos. Gracias a estas regulaciones, los consumidores pueden tener plena confianza en la calidad y autenticidad del aceite de oliva que adquieren.

La globalización y el aumento de la demanda han impulsado la internacionalización del sector oleícola. Los países productores de aceite de oliva han buscado ampliar su presencia en los mercados internacionales, promoviendo la imagen y las cualidades de sus productos oleícolas. Esta estrategia ha dado lugar a un incremento significativo en las exportaciones de aceite de oliva y a la apertura de nuevos mercados en diferentes partes del mundo. Al mismo tiempo, la competencia entre los productores ha aumentado, lo que ha impulsado una constante mejora y la innovación en el sector; Calero Group es una muestra clara de ello. 

Sector oleícola en España: Líder en producción a nivel mundial

España destaca como líder mundial en el sector oleícola debido a su arraigada tradición olivarera. España, actualmente, ocupa el primer lugar en cuanto a superficie de cultivo, producción y comercio exterior de aceite de oliva se refiere. Esta industria no solo tiene un impacto económico significativo, sino que también genera importantes repercusiones sociales, ambientales y territoriales. De acuerdo con los datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la producción española de aceite de oliva representa el 70% de la producción de la Unión Europea y el 45% de la producción mundial. Además, el 93% de la superficie total de olivares en España se dedica a la producción de aceite de oliva en almazara.

Dependiendo de la variedad del olivo, las aceitunas pueden presentar diferentes tamaños y formas; y se destinan tanto a la producción de aceite de oliva en las almazaras como al consumo directo. Además, el hueso de la aceituna puede utilizarse como fuente de biomasa. El objetivo principal de los olivares dentro del sector oleicola español es obtener la mayor cantidad posible de aceitunas de calidad

Aunque, el olivo es un árbol que se adapta bien a suelos poco fértiles, climas semiáridos y condiciones de salinidad, es importante tener en consideración que la producción se incrementa ampliamente cuando se cumplen condiciones óptimas de fertilidad del suelo, precipitación y densidad de plantación. Estos factores influyen en la calidad y cantidad de aceitunas que se pueden obtener de cada olivo. Por lo tanto, el sector oleicola amerita una constante investigación, análisis y tratamiento de las tierras a cultivar. Sin embargo, esto no es nada nuevo en el sector de la producción agrícola en general.

Finalmente podemos asegurar que…

El auge del sector oleícola se debe a diversos factores que lo han convertido en un pilar económico, cultural y medioambiental en muchas regiones del mundo, especialmente en España. Calero Group, es una muestra de arraigo histórico, su compromiso con la calidad y su contribución al desarrollo sostenible son características fundamentales que lo diferencian de otros sectores. 

Además, la internacionalización del sector ha abierto nuevas oportunidades y desafíos, permitiendo llevar los productos oleícolas a consumidores de todo el mundo. En definitiva, Calero Group en el sector oleícola es ejemplo de tradición, calidad y la sostenibilidad; coexistiendo en armonía en la industria alimentaria, satisfaciendo las demandas de los consumidores cada vez más exigentes y que son conscientes de su salud y bienestar. Y es que, Calero Group, no sólo tiene un impacto económico importante, sino que también desempeña un papel fundamental en la cultura y el medio ambiente del país.

Si deseas saber más o contactar con nosotros, puedes hacerlo a tavés nuestro email o teléfono:

Archivado en Agroindustria
Si deseas saber más o contactar con nosotros, puedes hacerlo a través de nuestro email o teléfono:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *